2013 o la aventura de un nuevo año

 In Blog, General, Política

En pocas horas entraremos en un nuevo año, los primeros momentos estarán llenos de emociones, de recuerdos, de alegrías y de tristezas, cada uno lo vive y lo siente a su manera. Yo suelo arrancar un poco triste porque me acuerdo de la gente que quiero y ya no está, pero también busco la salida para vivir lo bueno con quienes sí están, aunque en ocasiones lejos en lo geográfico, pero siempre cerca en lo afectivo.
Este año estoy pasando estos últimos momentos del año lejos de mi pueblo natal (Villamiel) y de mi ciudad de adopción (Fuengirola). La Parroquia asturiana de La Focella, en plena montaña, tierra de osas, de nieves y de hombres y mujeres que han luchado con las adversidades del tiempo, y no sólo el meteorológico, sitio idóneo para que desde la distancia, pueda dedicar buena parte de mis paseos a imaginar Fuengirola para el año que está a punto de ver la luz.
Hoy mismo seremos 7 personas en todo el pueblo (hay apenas 20 casas, una buena parte derruidas) y celebraremos el inicio del año con las campanadas en la iglesia ya sin culto, pero entre mis pensamientos en ese instante “íntimo” estará desear lo mejor a mis vecinos de Fuengirola, para quienes quiero un año  2013 con trabajo, salud y derechos.
Esta felicitación sincera no costará ni un solo euro a los fuengiroleños, a diferencia de otras felicitaciones que por ser pagadas con dinero público bien podrían llamarse “autofelicitaciones”, pero eso es otra historia.
A quienes me quieren, a quienes no, a mis amigos, a mis “enemigos”, a quienes confían en mi partido y en nuestro proyecto para Fuengirola, a quienes creen que son mejores otras opciones, a todos, de corazón, Feliz 2013!


Recommended Posts

Leave a Comment