Carlos Fabra y Esperanza Oña

 In Blog, Política

Hace tiempo que vengo observando las andanzas del “caballero” castellonense Carlos Fabra, conocido en los ambientes como “Carlitos todo lo puede”, nadie sabe de donde puede generar tanto dinero privado con el tiempo que ocupa la política, o sí, que diría un ilustre gallego amigo mío de Mondoñedo, sea como fuere, la justicia le pisa los talones, pero ahí está el tío, con sus gafitas de sol, porte chulesco, mirando a cámara y nueve delitos en la mochila. A veces las cosas son fáciles a simple vista, y causa estupor comprobar el porqué del retraso en salir a la luz, un examen del patrimonio de alguien como Fabra puede abrir un sinfín de posibilidades para que la luz entre en la sala de estar, quiero decir, en el cuarto de baño.

Otras características del personaje es su facilidad para el insulto a los rivales políticos, todos recodamos el “hijo de puta” que dedicó a un miembro del partido socialista; por cierto, cerca de mi casa, algunos compañeros del Sr. Fabra también han aprendido a insultar muy bien, las últimas flores han sido “cobarde” “perdedor” (Oña, Pleno de septiembre), antes fueron “chorizo” …

El desprecio al poder judicial de Fabra sólo es comparable con el que refleja Esperanza Oña,  quien en el pasado pleno del 29 de septiembre dijo que sólo daría información a la oposición cuando se lo pidan los jueces, lo dice quien ha sido condenada tres veces por el Tribunal Superior de Justicia por violación de Derechos Fundamentales, y lo dice también quien pide regeneración democrática en Andalucía ¡manda …!, en fin, hay de todo, también quien tiene la lengua muy larga, la cara muy dura y la memoria muy corta.


Recommended Posts

Leave a Comment