Ley de la patada en la boca

 In Blog, Derecho

Ya tenemos ley y orden como dios manda, debió pensar ayer 1 de julio alguna trasnochada o desvelada criatura.

Sí, así es, más trabajo para los abogados me dijo un conocido en el desayuno de un miércoles caluroso en que entraba en vigor la “ley de la patada en la boca”, también conocida como “ley mordaza” y que en realidad es la Ley de Seguridad Ciudadana. Seguridad para quién? Ah, claro, lo olvidaba, para nosotros, los administrados.

Tranquiliza saber que pronto podrá ser derogada si cambia el gobierno a partir de septiembre, o noviembre, o cuando se celebren las elecciones, como se hará con otras leyes injustas como la reforma laboral. Todas ellas formaban parte de un ideario ideológico que mucha gente sabía, pero ante la desesperación de la crisis y sus canallescas consecuencias, y la creencia quizás de que el PP “haría que el dinero saliera” (lo escuché en una ocasión a una persona desempleada que nunca había votado a la derecha), hizo de la mayoría absoluta de noviembre de 2011 una realidad, la misma que meses antes había dado un poder casi omnipresente a los candidatos y candidatas del mismo partido en las municipales.

La clave está en no perturbar a nadie, ni perturbarse uno mismo, no vaya a ser, que además de que te den una patada en la boca, te quedes ciego … (sid Malena de Guiseppe Tornatore).

No olvidemos que con misma fecha, nocturnidad y alevosía, ha entrado en vigor también la reforma del Código Penal a través de la Ley Orgánica 1/2015, que implanta la pena de prisión permanente (cadena perpetua) que golpean los artículos 10, 15 y 25 de nuestra Carta Magna.

No es nuevo que el legislador se abrace a la denominada alarma social para, aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid, tomarse unos riberas, en este caso, parece que algunos de más.

El PP ha cumplido su programa “seguro” oculto, nadie podrá negarlo, nos dejará devoluciones en caliente, cadena perpetua, criminalizada la protesta social etc, todo ello, con menos garantías de defensa para el ciudadano. Seremos menos libres.


Recommended Posts

Leave a Comment