Nuevos tiempos, gente nueva

 In Blog

El pasado domingo 26 de mayo, las vecinas y los vecinos de Fuengirola decidieron en contra de la alternativa de cambio que una mayoría del Partido Socialista o de la suma de otros partidos habría supuesto frente a 28 años de gobierno ininterrumpido del Partido Popular.

Más del 46% de los electores prefirieron quedarse en casa. De quienes decidieron participar, más del 51% apoyó la continuidad de un gobierno conservador.

Es cierto que respecto a los comicios anteriores ha aumentado la participación. También es verdad que los resultados de nuestro partido siguen mejorando, que nuestra alternativa de cambio y de progreso es absolutamente mayoritaria y que la suma de la izquierda alcanza casi un 33% en esta localidad.

Sin embargo, toda esta progresión positiva es insuficiente. La participación electoral en nuestro municipio es baja. Esto significa que los políticos de Fuengirola no logramos generar la ilusión necesaria para que la ciudadanía se implique en la construcción de proyectos y alternativas para su localidad. Por eso debemos hacer autocrítica: comprender por qué no conseguimos que a tantas personas les parezca importante decidir cómo y en qué se van a gastar gran parte de sus impuestos; repensar las formas de involucrar a la gente, de hacer campaña y de acercar el gobierno municipal (y la oposición al mismo) a las necesidades e intereses de la población fuengiroleña; conseguir aumentar la confianza de la ciudadanía con planes de acción basados en el diálogo y en el impulso de estrategias de progreso que animen a la gente y que, en todo caso, cuenten con ella.

Como candidato del Partido Socialista a la alcaldía del Ayuntamiento de Fuengirola en los últimos tres procesos electorales, también me corresponde una parte importante de autocrítica y de asunción de responsabilidades. Conviene cerrar un ciclo y afrontar además un cambio a nivel interno.

Se abre ahora un tiempo nuevo: se parte de una base reforzada y de un aumento del número de votantes y de concejales. Y este nuevo tiempo precisa también de nuevos actores. Nuestras esperanzas, nuestras ilusiones, nuestro esfuerzo por mejorar la ciudad y la vida de sus habitantes serán los mismos, pero eso no está reñido con llevar a cabo una profunda y necesaria renovación del PSOE de Fuengirola, tanto en la representación municipal como en la agrupación local. Contamos con un nuevo equipo fuerte, preparado y decidido a trabajar con ahínco por mejorar la ciudad y ser la voz de sus habitantes; se trata de una apuesta generosa y valiente por el futuro del partido a nivel local, pero también por el futuro de la ciudad y de su gente.

Y al frente de ese nuevo equipo debe situarse un nuevo rostro que renueve también el liderazgo. Doce años en un cargo de responsabilidad política son demasiados años. Durante casi todo este tiempo, he combinado mi actividad política (no remunerada) con la prestación de servicios en un despacho de abogados en el que han sido extraordinariamente generosos conmigo al permitirme dedicar tiempo y energía a mi ciudad y a mi partido.

Nunca estaré lo suficientemente agradecido a las personas que han estado a mi lado en este proyecto común que ofrecíamos a la ciudad como alternativa y a quienes nos han otorgado su confianza para conseguirlo. En política, como en cualquier otro campo, tiene más valor el esfuerzo, que el resultado. Y todo ese esfuerzo no solo tendrá una recompensa futura sino que genera una satisfacción inmediata que se vive como una victoria completa: la de saber que se ha puesto el corazón y el alma en el proyecto, la de haber vivido con tanta buena gente este momento.


Recommended Posts

Leave a Comment