Sin miedo al cambio

 In Blog, Política

A nadie se le escapa que los cambios de calado en nuestro país han venido de la mano de los gobiernos del PSOE, la universalización de la sanidad y la educación, así como la modernización de España con Felipe González y los avances en derechos civiles con Rodríguez Zapatero.

También en el funcionamiento de los partidos políticos ha sido el PSOE la formación en tomar la iniciativa con un proceso sin precedentes y exitoso, amén de la demanda social de cambio en los mecanismo de elección de los responsables de dichas formaciones.

La elección por sufragio universal del Secretario/a General en mi partido, también conocido como “un militante un voto”, me gusta, y mucho. Ahora desde la casa lo debemos convertir en norma, y por supuesto llevarlo a todos los niveles (para la elección de Secretarios/as Generales locales siempre ha sido así), pero además creo que algún día, espero que no muy lejano, la Ley marque cómo debe llevarse a cabo la elección de los líderes de los partidos y las reglas de juego de los mismos.

El sufragio universal de la militancia, “un militante un voto”, podría desplazar a un segundo plano las primarias abiertas para la elección de los candidatos a la presidencia del gobierno y de las comunidades autónomas.

A nivel local, los líderes del PSOE siempre han sido elegidos por sufragio universal de todos los afiliados, si bien es cierto, que al ser votados conjuntamente con toda la dirección local (Comisión Ejecutiva Municipal), pueda ser recomendable una nueva votación de todos y todas de forma individual para elegir al candidato o candidata a la alcaldía, aunque yo apostaría por el mecanismo provincial, regional y federal, es decir, primero elegir al Secretario/a General y luego al equipo, dejando cerrada esa cuestión.

Entiendo que con “un militante un voto” el liderazgo sale más reforzado, sin que ello obste la votación posterior del resto de la dirección por parte de los delegados, aunque no son pocas voces las que creen, que el sufragio universal debería conllevar la libertad del ganador para formar su equipo, así, si todos los militantes eligen a su líder federal, regional, provincial y municipal, que ellos puedan elegir libremente su “gobierno”, sin perder de vista nunca, ni la pluralidad ni las sensibilidades que puedan existir, necesarias por otra parte, en todo colectivo.


Recommended Posts

Leave a Comment