Una vela a Dios y otra a Serón

 In Blog, Política

En el pleno de Diputación del pasado miércoles 16, quedó constancia de cuál es el peregrinaje político de los dirigentes del PP malagueño, Alhaurín, con golpes en el pecho, eso si, flojitos, no nos vayamos a lastimar.

El caso Troya ha dejado como balance un solo alcalde verdadero, el de siempre, el que aplaude Bendodo y sus compañeros de la institución supramunicipal, la misma que bloquea el debate de la reforma local, como si no fuera con ellos, aunque bien visto es entendible, como la reforma camina hacia el desmantelamiento de los ayuntamientos a favor de las diputaciones, pués mejor dejar correr el agua y reocoger los peces … muertos.

Pero seamos sinceros, luces, lo que se dice luces, Bendodo y los suyos, las justas. Dejar sentada a la “alcaldesa prestada” en su asiento de Diputación es dejarla al pie de los caballos. A estos chicos les va la marcha, no se puede negar.

Lo triste, la actitud, al apoyo explícito de la mano “tonta” de Bendodo en Alhaurín, no la prisión, que podría haber sido, sino en lugar “sacro”.

Una llamada, una petición dineraria, una pillada, una condena y un premio. Papa Noel Bendodo siempre da a los niños lo que piden, alcaldías, cargos de confianza y hasta llevarlo de paseo.

 


Recommended Posts

Leave a Comment