Volver

 In Blog, Política

Volver Despúes de dos años y medio con dedicación exclusiva a la política,   vuelvo a mi proyecto profesional, que por supuesto sólo aparqué, principio fundamental para quienes quieran experimentar la maravillosa aventura del servicio público.

Muchos me decían el peligro de abandonar un trabajo privado sin vuelta garantizada, incluso que la política con dedicación exclusiva estaba diseñada para quienes son funcionarios o tienen economías holgadas, incluso, los más fieros, se atrevían a decir, que para quienes no tienen nada que perder …

Así las cosas, se supone que yo no estaba en ninguno de esos grupos, y aún así, me parecía apasionante poder dedicar el tiempo que pudiera ser útil a la ciudadanía (con la bendición siempre del partido, porque de otro modo, tal y como está regulado el sistema, no hay cabida. En el mío y en todos los partidos, dicho sea con todos los respetos y en estríctos términos aclaratorios) y ofrecer a la cosa pública un poco de mí, no sé si lo mejor, pero al menos todo lo que estuviera en mi mano y me dejaran, porque la política es también un poco eso, se es libre con relatividad, y en cierto modo es normal, estamos en un sistema de partidos que es mejorable pero que hoy por hoy forma parte de las reglas del juego y entiendo que hay que respetarlas, aunque no por ello compartirlas en su plenitud.

Muchos pueden creer que llevo toda una vida dedicada a la política, y en cierto modo es así, dos años y medio para un despacho profesional es casi una vida, o para ser más exacto, dos vidas y media, pero es recomendable si se dan las circunstancias y te dan la oportunidad. Conocer, aportar, vivir desde dentro la administración, con o sin dedicación plena, en todo caso y lugar, merece la pena.

No me gusta demasiado la crítica feroz a quienes sólo han conocido la política como oficio porque, a sensu contrario, se debería ensalzar a quienes han conocido más, incluso mucho más, y tampoco es así, aunque confieso que yo en más de una ocasión, y de tres, he cuestionado a quienes no han conocido vida fuera de ella. Bueno, supongo que será como tener un sólo amor en la vida, es difícil, pero no imposible.

Sé que soy un afortunado por tener donde volver al día siguiente de dejar de ser cargo público con dedicación exclusiva, es decir, con sueldo, pero quiero acordarme de quienes, quizás, han perdido mucho, o todo. También sé, vivo en el mundo real, que muchos y muchas piensan que los “políticos” son como el resto, que si el mercado laboral está mal, tienen que sufirlo del mismo modo, y supongo que así será.

Malos tiempos para la política, como oficio me refiero, pero que nadie se queje, fuera hay mucha gente sufriendo y para colmo, les acaban de prohibir por ley la queja.


Recommended Posts
Showing 4 comments
  • miguel
    Responder

    Javi como amigo creo que lo has hecho bien pero si te digo una cosa yo creo que tu eres bastante mejor en la abogacía ese si es tu terreno ahí eres el Messi de tu profesión.Animo y un abrazo.

    • Javier García León
      Responder

      Gracias Miguel, se hace lo que se pude, procurando siempre hacer las cosas con alegría y lo mejor posible.

  • Angel
    Responder

    Hola, menos mal lo has dejado pues no has conseguido nada solo hundir al partido y como abogado mejor no hablar

    • Javier García León
      Responder

      Se agradece la sinceridad, pero el partido en Fuengirola está saneado en todos los sentidos, que buena falta le hacía el baldeo realizado, y respecto a mi trabajo, afortunadamente, me permite comer todos los días. Salud

Leave a Comment